Quiénes somos

ORíGENES Y FINES DE A.S.T.
Logo de AST

El sindicato A.S.T. cuyas primeras siglas fueron las de T.A.F.P. (Trabajadores Afectados por el Fondo de Pensiones), se constituye en 1993 para poder demandar a la empresa Telefónica de España, que en colaboración estrecha con CCOO y UGT por la vía del pacto y el compadreo, redujeron drásticamente a los trabajadores la Previsión Social, en particular suprimiendo la ITP, y el Seguro Colectivo en su póliza de Supervivencia. En esos años, se incrementó la separación de estos sindicatos, con una parte importante de los trabajadores, que veían con asombro como estas organizaciones, sin conocer con exactitud a cambio de qué, se ponían cada vez más a favor y al lado de la empresa. La discrepancia que generaba en la estructura sindical el que unos defendiéramos a los trabajadores y otros se plegaran a la empresa, llevó a las cúpulas sindicales a abrir expedientes sancionadores que fueron desde la expulsión del sindicato a la suspensión de militancia. Las sanciones impuestas, unido a la exigencia de muchos trabajadores para que continuáramos en la lucha, nos lleva a presentarnos a las elecciones sindicales en 1995 donde recibimos el apoyo de cerca de 2000 trabajadores de Madrid, lo que nos dio un total de 28 delegados (8 del Comité de Empresa y 20 delegados sindicales). Posteriormente, en las elecciones sindicales de 1999 el respaldo dado por los trabajadores se incrementó hasta llegar a los 34 delegados (10 del Comité y 24 delegados sindicales). En el año 2003 presentamos candidaturas en 13 provincias de todo el Estado, obteniendo 54 delegados, siendo el sindicato mayoritario en Madrid (21 de 45 delegados), Barcelona (12 de 31 delegados) obteniendo 5300 votos.

Nuestro modelo sindical

El modelo sindical basado en cúpulas burocráticas que gestionan los derechos y condiciones laborales de los trabajadores, sin dar participación ni consultar, que imponen desde arriba y a su particular criterio los ritmos y objetivos de movilización para el conjunto de los trabajadores, ha demostrado con creces su fracaso. Nosotros centramos la acción sindical en los siguientes puntos:

  1. Protagonismo de los trabajadores:

    En la elaboración de las plataformas reivindicativas, en los objetivos de lucha, en la organización de la misma y en la toma de decisiones sobre cualquier tema que afecte a los trabajadores.

  2. Independencia de las organizaciones sindicales:

    Eliminación de todo tipo de privilegio o subvención, tanto del Gobierno como de la empresa y que condiciona cualquier proceso de negociación en perjuicio de los trabajadores. La transparencia de las cuentas de los sindicatos, a través de su publicación anual de ingresos y gastos es un signo de esta independencia. Además todos los medios de que disponemos, tanto local, teléfono, ordenadores, página web, etc. se financian exclusivamente a traves de las cuotas de los afiliados, no siendo estas cuotas cargadas en nómina a fin de que la empresa no pueda disponer de datos sindicales de los trabajadores, otro signo de esta independencia sindical.

  3. Los delegados sindicales:
    • Deben estar ligados a su puesto de trabajo, "eliminación de los liberados".
    • Deben publicar sus ingresos anuales en la empresa, si fuera necesario.
    • No deben convertirse en privilegios las garantías de funcionamiento que concede el Estatuto de los Trabajadores a los sindicalistas.
    • No deberán aceptar cargo alguno.
    • No firmaran, ni negociarán ningún acuerdo con la empresa sin consultar a los trabajadores.
    • No deben realizar horas extras.
  4. Sindicalismo reivindicativo y de clase:

    Pretendemos recuperar el papel de los comités de empresa como órgano unitario de todos los trabajadores, a través de su funcionamiento efectivo, conectado a la democracia participativa y asamblearia marcada por los trabajadores y alejado del sindicalismo burocrático y de empresa. Pretendemos que los derechos sindicales sean derechos para todos los trabajadores en los centros de trabajo y no prebendas para las cúpulas sindicales u organizaciones.

  5. Coordinación con otras orientaciones sindicales:

    Como medio de unidad y organización del conjunto de los trabajadores que sufrimos los efectos de los acuerdos patronal/sindicatos y para coordinar nuestra lucha por defender nuestros derechos dentro de un marco más amplio al de la empresa, trabajamos junto a otras organizaciones alternativas al sindicalismo del sistema existentes en otras empresas (EMT, IBERIA, Casa de la Moneda, ABC, Trabajadores de la Enseñanza Pública, Sanidad Publica, etc.) El trabajo realizado por nuestro sindicato en su corta existencia en los diferentes ámbitos de los derechos de los trabajadores, el grado de unidad alcanzado con otras organizaciones sindicales parecidas a la nuestra, así como el incremento de los delegados en las elecciones sindicales de 2003, permite buenas perspectivas para nuestro proyecto de recuperación del sindicalismo de clase y para los trabajadores.

 

 

Con el fin de conseguir y defender con fuerza estos objetivos es imprescindible la participación de los trabajadores y la afiliación al sindicato. Para ello, es necesaria tu incorporación, aportación y participación, en la medida de tus posibilidades.